•  (34) 942 24 10 24
  •  Acceder
  •  Registro
  •  Webmail
    Spanish English French German

NOTICIAS


CONVENIO COLECTIVO DE SIDEROMETALURGIA


Pasamos a informar de la situación en la negociación del convenio colectivo del metal. Como sabes, este lunes se mantuvo una mediación en ORECLA, con motivo de la convocatoria de huelga formulada por CCOO y UGT, no siendo posible alcanzar un acuerdo ante la negativa sindical. Hemos de señalar que la convocatoria de huelga está motivada por intereses estrictamente sindicales de cara a las próximas elecciones de delegados de personal, y supondrá a todos los trabajadores una pérdida económica equivalente al incremento salarial pactado para toda la duración del convenio, que viene a sumarse a los retrasos en los incrementos salariales 2017 y 2018, derivados de un artículo que ya existe en el convenio colectivo y que afecta a apenas un 1% de los trabajadores del metal de la región.

Para una mejor comprensión de la situación actual, hemos de señalar, en primer lugar, que la cláusula de subrogación opera, en términos generales, cuando una empresa concesionaria o contratista de servicios cesa en la prestación de los mismos por cambio de contrata, quedando la nueva empresa adjudicataria obligada a contratar a los trabajadores que veían prestando sus servicios en dicha contrata (ejemplos típicos de contrata : empresas de mantenimiento que prestan sus servicios en un hospital, en una instalación industrial, etc.,).

A este respecto, señalar que el convenio del metal YA DISPONE de una cláusula de subrogación (artículo 74), que prevé que en esta situación, la empresa que entra a prestar sus servicios, si necesita contratar personal otorgará preferencia de ingreso a los que ya hubieren trabajado en la obra.

 

Pese a que ya está contemplado en el convenio, la representación sindical en la mesa de negociación del convenio pretende una aplicación universal de esta cláusula (aplicándola a todos los trabajadores y  a todos los subsectores del metal), lo que no es admisible, por cuanto:

1.- Los términos de negociación se han centrado en todo momento en las empresas de mantenimiento industrial (epígrafes CNAE 33.11 a 33.16), por lo que no es admisible que a última hora se pretenda una extensión a todo el metal de Cantabria.

A este respecto, la negociación se ha centrado, en todo momento, en empresas de mantenimiento industrial, con el ánimo de mantener el empleo regional frente a empresas subcontratistas de otras regiones o países que pudieran sustituir a los trabajadores de Cantabria con personal con unas condiciones laborales inferiores (aplicando, por ejemplo, salarios de Portugal), pero en ningún caso podemos admitir que la cláusula de subrogación se puede convertir en un instrumento para fomentar la competencia entre empresas de Cantabria y de cualquier actividad, ya que su extensión a todo tipo de actividades beneficiaría económicamente sólo a la empresa principal.

Pese a ello, y tras la firma del preacuerdo, la representación sindical pretende su ampliación a todo tipo de actividad de contratas, lo que afectaría a cualquier empresa (informática, instaladores de cualquier maquinaria, talleres de reparación de automóvil, etc.), lo que no puede ser admitido.

2.- En ningún caso se ha tratado en la mesa de negociación de una subrogación de todo el personal, sino solamente de la posibilidad de aplicarlo a una fracción del mismo (50%), y que cumpla, además, un mínimo de antigüedad en la empresa, ya que resultaría paradójico tener que subrogar a personal de reciente incorporación que no conozca suficientemente el puesto de trabajo.

3.- La pretensión sindical NO BENEFICIA NI FOMENTA LA ESTABILIDAD EN EL EMPLEO. Si la nueva empresa adjudicataria se ve obligada a contratar a todo el personal de la anterior es más que probable que tenga que despedir a sus propios trabajadores, por lo que la creación neta de empleo es cero.

4.- Respecto de las categorías profesionales susceptibles de subrogación, es obvio que este tipo de cláusulas han de circunscribirse al  personal de oficio. Sin embargo, la pretensión sindical se extiende a todo tipo de categorías profesionales (administración, técnicos, mandos intermedios), lo que nuevamente ha de ser rechazado, toda vez que esto podría suponer una vía para que la empresa cesante se deshaga de su personal, sobrecargando a la empresa nueva de perfiles y puestos de trabajo que seguramente no necesite.

5.- Respecto del tipo de empresa, parece razonable exigir una estructura mínima para poder proceder a aplicar la subrogación, que se cifra en 10 trabajadores en plantilla. La extensión a cualquier tamaño de empresa supondría, nuevamente, fomentar por esta vía despidos encubiertos, lo que de ningún modo puede ser admitido.

 

En definitiva, se  mantiene en sus propios términos la propuesta empresarial tal y como fue planteada en la reunión del pasado septiembre en la que se firmó el preacuerdo (sueldos y salarios, así como revisión salarial), y una cláusula de subrogación redactada en los siguientes términos:

1.- El convenio colectivo tendrá una duración de 4 años, siendo aplicable a los años 2017 a 2020.

2.- El incremento salarial para cada uno de los ejercicios de aplicación será el siguiente:

  • 2017: 1,3%
  • 2018: 1,8%
  • 2019: 1,8%
  • 2020: 2%

3.- Se pacta igualmente una revisión salarial de actualización de los salarios al final de cada ejercicio en los siguientes términos:

  • 2018: Garantía de 0,2 puntos porcentuales sobre el ICP real a 31 de Diciembre del año 2018.
  • 2019: Garantía de 0,2 puntos porcentuales sobre el ICP real a 31 de Diciembre del año 2019.
  • 2020: Garantía de 0,2 puntos porcentuales sobre el ICP real a 31 de Diciembre del año 2020.

La aplicación de esta revisión no generará derecho al percibo de atrasos teniendo únicamente efectos de actualización para las tablas salariales del año siguiente

4.- Cláusula de subrogación:

“Artículo 74º.- Subrogación.

En el subsector de mantenimiento industrial (epígrafes de CNAE 33.11 a 33.16), operará la subrogación del personal obrero de los grupos profesionales 5 y 6 detallados en el anexo III (Clasificación Profesional) del presente convenio cuando a la finalización del contrato de mantenimiento entre una empresa (contratista) y cualquier cliente, público o privado, las funciones totales o parciales de mantenimiento se continuasen por otra empresa (entrante) en cuyo caso los trabajadores de la empresa cesante por esta causa tendrán derecho a pasar a la nueva adjudicataria, en las condiciones y con las limitaciones y exclusiones que a continuación se exponen.

En ningún caso la subrogación será de aplicación a las micro-PYMES, entendiendo como tales las empresas cesantes que tengan 10 o menos trabajadores con anterioridad al inicio de los servicios de la empresa entrante.

Esta subrogación tendrá, igualmente, las siguientes cláusulas condicionantes y exclusiones:

  1. No se considerarán trabajadores a los efectos de este este artículo, y por lo tanto no serán subrogables, los socios cooperativistas que no tengan la condición de socios trabajadores, ni los trabajadores autónomos, ni los trabajadores autónomos económicamente dependientes (TRADE)

  2. La posibilidad de subrogación sólo alcanzará a los trabajadores de la empresa cesante con contrato indefinido y antigüedad superior a dos años que hayan prestado sus servicios en la contrata durante el año anterior a la subrogación, y a trabajadores con contrato de obra o servicio para realizar específicamente la actividad de la contrata con una antigüedad superior a un año.

  3. No se aplicará la posibilidad de subrogación a trabajadores que hayan estado vinculados a la empresa cesante en otros centros distintos a los correspondientes al servicio finalizado, en el periodo de 12 meses anteriores al fin de la contrata.

  4. La subrogación será aplicable a un mínimo de un 50% de los trabajadores susceptibles de subrogación, una vez aplicadas las excepciones anteriores, quedando a criterio exclusivo de la empresa entrante la determinación de los trabajadores concretos a subrogar. “

La no suscripción del convenio en los términos pactados antes detallados supondría, de hecho, la necesidad de renegociar de forma íntegra el convenio colectivo, dilatando de forma injustificada la suscripción del mismo y reduciendo las expectativas de incremento salarial, que se verían mermadas para el presente año 2018, tal y como ya  ocurrió en diciembre de 2017, ante la previsible y habitual rebaja del IPC de cada final de año.

Para cualquier aclaración sobre estos puntos puedes contactar con nuestro departamento laboral (laboral@pymetal.net, o llamando al 942.24.10.24

 

Compartir esta información


Noticias relacionadas