•  (34) 942 24 10 24
  •  Acceder
  •  Registro
  •  Webmail
    Spanish English French German

NOTICIAS


Fallo del TJUE sobre las cláusulas suelo


Varapalo del Tribunal de la Unión Europea (TJUE)  a la banca española por las cláusulas suelo. Los bancos tendrán que devolver las cantidades cobradas de más con efectos retroactivos desde que fueron contratadas las hipotecas.

¿Qué sucede con las cláusulas suelo?

El Tribunal Supremo ya se pronunció el 9 de mayo de 2013 sobre las cláusulas limitativas a la variabilidad del tipo de interés en los préstamos hipotecarios, más  conocidas como cláusulas suelo. Desde entonces se ha ido asentando el criterio de que la inclusión de dichas cláusulas era abusiva para quienes, a pesar de haber contratado una hipoteca a un interés variable, supeditado al comportamiento del euribor y pese a que dicho índice ha ido cayendo en picado, llegando incluso a ser negativo, no lo veían reflejado en su cuota mensual al encontrarse topada por abajo con un límite que le impedía seguir bajando.

¿Cuándo surte efecto la nulidad de las cláusulas suelo?

La postura unánime ha sido tener por no puestas dichas cláusulas abusivas; pero, hasta la reciente sentencia del Tribunal de Luxemburgo, no existía tal unaminidad en cuanto a sus efectos retroactivos. Es decir, desde cuándo debían los efectos de anulación de dichas cláusulas; pues, tras apreciarse el abuso, los bancos deberían restar a las cantidades que efectivamente habían cobrado mes a mes, las que en realidad debieron haber cobrado de no haber existido las cláusula suelo, y a dicha diferencia aplicarle los intereses correspondientes desde entonces y hasta el momento de devolver dichas cantidades a los usuarios.

En nuestro país imperaba el criterio mayoritario que sostenía que, pese a que el préstamo hipotecario se hubiese contratado antes del 9 de mayo de 2013, las cantidades indebidamente cobradas con anterioridad a esta fecha no debían ser devueltas por el banco, ya que no fue hasta esa fecha cuando el Tribunal Supremo se pronunció por vez primera. Por el contrario, junto a dicho criterio coexistía otro minoritario que fijaba la fecha desde la cual debían devolverse las cantidades indebidamente cobradas desde el primer momento, es decir, desde la propia fecha en que se firmó el préstamo.

¿Desde cuándo tendrán los bancos que devolver ese dinero?

La reciente sentencia del TJUE ha puesto fin a ese debate sobre el despliegue de los efectos de la nulidad de las cláusulas suelo. El Tribunal de Luxemburgo confirma el criterio minoritario, como el seguido por nuestra Audiencia Provincial, unificando posturas a favor de usuarios. Esta decisión es especialmente relevante por sorpresiva, ya que el TJUE se aparta del informe del Abogado General del Tribunal del que, aún no siendo vinculante, no suelo separarse. El impacto es mayúsculo en el caso de quienes, habiendo firmado su hipoteca años antes al de 2013 máxime en préstamos de elevada cuantía, podrían encontrase con que, de haberles sido devueltas las cantidades por el banco tras anularse judicialmente la cláusula suelo, tendrían que retornárselas de haberse aceptado el criterio mayoritario por el TJUE. En una infinidad de casos, la cuestión estaba suspendida en los tribunales a la espera de una respuesta del TJUE que unificara el criterio a seguir.

¿Consecuencias prácticas de esta decisión?

La principal consecuencia es que los bancos, que hasta ahora sí cedían la mayoría de ellos a la hora de quitar voluntariamente las cláusulas suelo de los préstamos, no accedían a devolver las cantidades indebidamente cobradas o, al menos, no sin una demanda judicial de por medio. Con este claro pronunciamiento se verán obligados, no solo a devolver las cantidades con efectos retroactivos; sino que, además, dichas retroactividad será completa.

Otra cuestión es la manera en que las entidades financieras tendrá que dar cumplimiento a la resolución del TJUE. Cabría pensar que pudieran hacerlo de forma voluntaria, pero a la vista del camino que han venido tomando hasta ahora según iban desarrollándose los acontecimientos, es dudoso que lo aplican automáticamente, planteándose varias vías para los usuarios, al margen de aquella en que la entidad financiera llame a sus clientes para ofrecerles una solución; una es la mediación y la negociación con el banco para evitar o minimizar la otra, más beligerante por parte de estas entidades frente a las reclamaciones de sus clientes, dada su manera de actuar hasta la fecha. En cualquier caso, lo más recomendable es acudir a un abogado para estar correctamente asesorado con respecto a las pretensiones a que puedan aspirar y los efectos de diversa índole que ello pueda conllevar.

Información facilitada por BBM Abogados

Compartir esta información


Noticias relacionadas